20 de septiembre de 2014

Una vivienda del futuro: Ecológica e inteligente - y 3 -




Energía utilizada
 
            En una vivienda de media montaña, donde el sol luce en muchos días de verano, con intensidad y en bastantes días en invierno, primavera y otoño, los paneles solares en zonas del tejado son adecuados. Esta energía solar se puede utilizar para calentar la casa sobre todo en cuanto a la producción de agua caliente. También, si se dispone de la tecnología fotovoltaica (paneles, acumulador, regulador y convertidor fotovoltaicos), se puede convertir en energía eléctrica que estaría al servicio de la vivienda.
            Otro tipo de energía que se podría utilizar en estos parajes sería la eólica, siempre y cuando existiesen molinos de un parque eólico en la zona que abastecieran a las viviendas. Esta energía también se puede convertir fácilmente en eléctrica, que abastecería la zona.
Otro tipo de energía aprovechable sería la hidráulica, aprovechando la previsible abundancia de precipitaciones de la zona y lo abrupto del relieve, que facilita el aprovechamiento de la energía potencial de los saltos de agua. Es probable que en este tipo de zonas existan centrales hidroeléctricas más o menos cercanas a nuestra vivienda y que la suministren energía eléctrica.
Estos tres tipos de energía podrían utilizarse alternativamente, según la época más propicia.
 
Habitaciones informatizadas e inteligentes
 
            Toda la vivienda estaría informatizada. Existiría un ordenador central, situado por ejemplo en la sala de la planta superior, conectado inalámbricamente con terminales en todas las habitaciones, los cuales controlarían las funciones de cada estancia.
           
Veamos los sistemas informáticos de cada habitación y su utilidad:
           
El riego gota a gota de la huerta y por aspersores del césped estarían regulados informáticamente, con arreglo a unos periodos de riego, que a su vez dependerían de la climatología y de l periodo día – noche. En época de precipitaciones, disminuiría o se anularía el riego. Sensores distribuidos por la finca informarían al ordenador de tal circunstancia. En épocas muy calurosas aumentaría la frecuencia del riego hasta un cierto límite, para evitar el derroche de agua.. Recuérdese que el agua provendría de un río próximo a ser posible. La temperatura de los invernaderos también estaría controlada según el calor ambiental.
            Videocámaras situadas estratégicamente barrerían constantemente todo el espacio de la finca y alrededores de la vivienda, avisando de posibles intrusos mediante adecuadas alarmas y bloqueando el acceso a personas que no se indentificasen o no fueran reconocidas según unas reglas contenidas en el programa informático de seguridad. Se podrían cerrar automática y herméticamente las puertas y ventanas. Estas señales de aviso podrían llegar mediante telefonía móvil a los dueños de la casa en caso de ausencia.
            El portón del garaje, como ya se ha indicado se abriría automáticamente a una determinada distancia del vehículo  cuando este se dispusiera a entrar o salir. En otras ocasiones no se conectaría este sistema de seguridad y el garaje se podría mantener abierto o cerrado según se deseara. También se podría utilizar el correspondiente mando a distancia. La temperatura y humedad de la despensa y bodega estarían regulados por ordenador. En principio estos factores serían adecuados para conservar los alimentos y el vino.
           
Pasemos a la planta primera: Recordemos que aquí se encuentran un salón de estancia y de ocio, una cocina comedor y un baño.
            El salón comunicaría con el exterior mediante dos grandes ventanales, situados en paredes opuestas (ver dibujo) con cristales que dejarían entrar la luz según el ambiente externo y que se podrían tornar transparentes, translúcidos u opacos. También existirían unas persianas que cerrarían herméticamente las ventanas en caso de necesidad. En una de las paredes se situaría una pantalla plana de televisión interactiva, junto con un equipo de sonido con las pantallas situadas alrededor de la habitación y camufladas en las paredes. La  pantalla, conectada a Internet, y el equipo de sonido, prestarían servicios de televisión, radio, cine, DVD, CD, y demás prestaciones audiovisuales. En dicho salón también se situaría un ordenador, situado en una mesa de despacho, para trabajar desde allí si se deseara. Dependiendo del trabajo, en parte o en su totalidad, este se podría realizar desde la vivienda. Para tal efecto el ordenador iría acompañado de cámara web, programa de reconocimiento de voz, lápiz óptico, impresora, etc. Estos equipos también se podrían situar en la segunda planta, en la sala y en los respectivos dormitorios. Al entrar en el salón, si se deseara, podría activarse un ambientador-perfumador, una música ambiental y un regulador de temperatura de la habitación. En esta habitación se colocarían, además de estanterías normales para libros y otros objetos, estanterías electrónicas en donde se descargarían de Internet libros y documentos. Además podrían recibir extractos bancarios, recetas médicas y mensajes electrónicos.
            En la cocina comedor, todos los electrodomésticos estarían informatizados y controlados por el ordenador central. Además, podrían recibir órdenes a distancia a través del teléfono móvil de los dueños, que al estar fuera de casa, desearan que se pusiera en marcha la lavadora, el lavavajillas o que se calentara la comida en la placa vitrocerámica o en el calentador microondas, por ejemplo. Además, el frigorífico puede detectar que alimentos que habitualmente hay en el, faltan y avisar al dueño, o bien, si está programado, comprar vía Internet, los alimentos que faltan, los cuales pueden ser traídos a casa por un servicio a domicilio. También el frigorífico, lo mismo que el congelador, podría detectar el correcto estado de los alimentos y avisar en caso de deterioro.
Una de las tareas más arduas del ama de casa es la plancha. Ya se han inventado los electrodomésticos que secan la ropa, las secadoras y es una alternativa, si se desea, al tradicional tendido al aire de la ropa. Pero todavía no se han inventado planchas automáticas que eviten que una persona tenga que realizar el planchado de la ropa. Hay varias alternativas: 1.- Se dispone de una asistenta que lo hace. 2.- Se dispone de un robot-asistente que también plancha, lo cual, hoy por hoy, no se ha conseguido. 3.- Se inventa un electrodoméstico que después de secar la ropa, la planche, es decir, una secadora-planchadora, que complemente la lavadora. No se ha inventado todavía. 4.- Se confeccionen tejidos y ropas que no necesiten plancharse, después del secado. Quizás sea esta la alternativa más práctica.
En una de las paredes de la cocina se colocaría un panel general de control que monitorizaría la actividad de todos los dispositivos electrónicos conectados. Podría ser consultado, incluso desde la red. En la cocina podría colocarse una pantalla sensible al tacto y a la voz, interactiva y multimedia, que permitiría gestionar todos los electrodomésticos de la cocina y se podría conectar a Internet, para hacer compras o buscar recetas de cocina, por ejemplo. También se autorregularía el aire de la cocina comedor mediante sistemas purificadores de dicho aire y extractores de humos, o bien, si se desea, se inactivarían dichos sistemas y se utilizaría la ventilación tradicional, abriendo ventanas.
            Los baños, tanto en la planta primera como en la segunda, estarían también informatizados y conectados a Internet y, como todos los enseres de la casa de este tipo, podrían activarse sus funciones a distancia mediante el móvil. Estos “baños inteligentes”, siguiendo las órdenes oportunas, por ejemplo, a distancia, vía móvil, prepararían el agua del hidromasaje, llenando el recipiente y procurando una temperatura óptima a una determinada hora, controlarían nuestra salud a través de sensores ubicados en los retretes que analizarían, las heces y la orina. Además, tanto bañeras, duchas, retretes, bidés y lavabos, detectarían mediante sensores su estado higiénico y podrían autolimpiarse. Otros utensilios que podrían estar en los baños serían espejos  en donde podrían activarse monitores para ver la TV mientras uno se asea y peines inteligentes que mediante sensores analizarían las condiciones del cuero cabelludo y del cútis.
           
En los dormitorios y en la sala de la segunda planta, además de los enseres propios de estas habitaciones, (como se da por supuesto que se encuentran en las habitaciones de la primera planta y planta baja, y que no se han descrito), se colocarían mesas de despacho de diversos tamaños, según la habitación con el correspondiente equipo informático. Estos equipos, entre otros instrumentos, dispondrían de cámaras web, para seguir las clases por Internet (en el caso de los estudiantes) y para controlar desde el exterior, lo que sucede dentro de casa, o bien, al contrario, para ver desde el interior de la habitación, los sucesos del exterior, en la finca.
 
           
Conclusión
 
            En este trabajo, después de una primera parte en la que trato de analizar la construcción de viviendas ecológicas y cuales son las condiciones que deben cumplir,  pretendo dar una visión general de cómo se puede diseñar una vivienda familiar, tipo casa de campo o chalet, ubicada en un determinado paraje, en este caso de media montaña, que reúna las condiciones de casa ecológica y sostenible y a la vez informatizada e “inteligente” con las máximas comodidades, hasta la fecha presente. En realidad solo me he planteado indicar unos apuntes e ideas que se pueden desarrollar y matizar mejor en futuros trabajos en esta línea de estudio.
  

1 comentario:

Carla Ozone dijo...

Particularmente mi futuro energético pasa por las 3 R, Reducir, Re-utilizar y Reciclar, en una proporción de 70,15,15.
...flow slow