15 de enero de 2008

La paradoja de Fermi




La paradoja de Fermi es la contradicción entre las estimaciones que afirman que hay una alta probabilidad de existencia de civilizaciones inteligentes en el universo, y la ausencia de evidencia de dichas civilizaciones. Surgió en 1950 en medio de una conversación informal del físico Enrico Fermi con otros físicos del laboratorio pero ha tenido importantes implicaciones en los proyectos de búsquedas de señales de civilizaciones extraterrestres.

Hay varias posibles respuestas a esta paradoja, a saber:

Existen, pero la mayoría de la gente no lo sabe todavía
Existen, han estado aquí, pero no estábamos
Existen, pero no se comunican con nosotros
Existen y se comunican, pero no les oímos
Han desaparecido
Existen pero no somos conscientes de ellos
Nunca han existido
Somos nosotros o Todavía no existen

En este contexto, resulta curiosa la propuesta de John Ball, que nos habla de la Tierra como un “zoológico” preparado por los extraterrestres. Civilizaciones muy avanzadas aparecerían y desaparecerían en la Galaxia, destruidas por sus enemigos o por sí mismas. Alguna de ellas podría haber deseado establecer una reserva en este planeta azul, alejada del “ruido galáctico”, donde la vida pudiera desarrollarse sin verse afectada por los dramáticos acontecimientos del exterior. Así, nuestro mundo sería sólo un ente para ser observado, ajeno a todo lo demás. Una variación del escenario del zoológico, ideada por Martyn Fogg, propone que la Tierra podría estar bajo la esfera de influencia de alguna civilización tan avanzada que, no necesitando de sus recursos, no desea que su esencia sea contaminada por influencias exteriores.

Estas propuestas encajan con la idea de que los extraterrestres existen, nos observan y siguen nuestra evolución, pero no se dejan ver.

2 comentarios:

Carmen Jiménez P. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
musicoclasico dijo...

Hola Carmen:
Respecto a lo del e-mail, solo te puedo contestar de esta forma, pues no he recibido ningún correo.
En cuanto a lo de los nemes, solo tengo un par de artículos que puedes leer en mi página web "El espacio del parapoeta", cuyo enlace está en este blog. Allí encontrarás un correo mío por si quieres ponerte en contacto conmigo.
Saludos