26 de febrero de 2008

Fantasía espiritual



Existe un universo paralelo al nuestro universo físico, que es un universo espiritual. En este cosmos viven unos seres espirituales que no están sujetos al espacio y al tiempo de nuestro mundo, es decir son eternos y omnipresentes. Son seres que se pueden manifestar como entes luminosos. Estos espíritus necesitan de nuestro mundo físico y se nutren de la información que en este mundo material recogen. Para ello se introducen en los seres materiales de nuestro universo y de esta forma “viven” las experiencias de estos seres materiales. Son las ánimas o almas de dichos seres. Estas almas necesitan pasar por una serie de fases de aprendizaje y captación de información en nuestro cosmos y sujetarse a su espacio y tiempo evolucionario. Cuando ya han alcanzado un cierto grado de información o “de perfección”, vuelven a su mundo espiritual. Durante este “proceso de aprendizaje” se pueden reencarnar en diversos cuerpos de seres vivos (vegetales, animales, humanos…). Este “flujo de información” no tiene por que estar necesariamente unidireccionado hacia el universo espiritual sino que existe un intercambio mutuo entre los dos mundos y por lo tanto una existencia paralela e interdependiente. ¿Se multiplican tales seres? Todo hace suponer que sí, para abarcar la enorme cantidad y diversificación de seres materiales que hay en nuestro universo. Cada ser vivo, por ejemplo, un humano, tiene su espíritu, a su medida, pero un mismo espíritu, en virtud de la reencarnación puede adueñarse de varios seres vivos a lo largo de su periplo material. Por lo tanto, estos seres espirituales y nosotros, los seres materiales, estamos unidos en un proyecto multicosmológico común y nos necesitamos mutuamente….

1 comentario:

Oº°‘¨ y0x ¨‘°ºO dijo...

wow , es interesante lo que has escrito , y si uno lo piensa es vastante logico ...